Nuestra Eucaristía al aire libre

Seguramente algunas de vosotros tuvisteis la ocasión —¡y la suerte! — de participar un domingo de verano en la Eucaristía dominical de la comunidad de Collado Mediano.

Este año, a pesar del corona-virus, durante los meses de julio y agosto, hemos podido todavía seguir ofreciendo a nuestros vecinos la posibilidad de compartirla con nosotros. Y esto sin restricciones de aforo, gracias a Laureano —que también muchas de vosotros conocéis— y que organizó una colocación perfecta con una nueva redistribución del mobiliario. Empezando por la colocación del altar que, en vez de estar contra los ventanales de la enfermería, estaba en el ángulo del “claustro” que une los dos edificios.

 La posición de la gente era justo la contraria de años anteriores.

 Todos los detalles estaban cuidados: desde el líquido desinfectante para las manos en dos puntos estratégicos de las entradas, hasta las bolsas para la colecta —¡tan importante! — que lo acompañaba.

Las sillas, a la distancia de seguridad perfecta, estaban colocadas aumentando la capacidad de acogida de la explanada, ya que se prolongaban hacia el paseo que la une a la escalera de piedra que empieza en el portón. ¿Os dais cuenta los que conocéis Collado Mediano? Recogemos en esta foto lo que os describimos.

 Esta que veis y que acabamos de hacer permite admirar la escalera de la que hemos hablado y —a pesar de la mascarilla— se puede reconocer muy bien a nuestro factótum, Laureano.

 ¿Y nosotros?

Toda la comunidad que antes nos “mezclábamos” con la gente, estábamos bien protegidas, ocupando la bajada de la galería (o claustro), desde la puerta de la capilla hasta la estatua de San José.

 Con esta foto se puede jugar a las adivinanzas.

¡A ver quién reconoce a quién!

Y desde ahora, con una mirada de esperanza, estamos seguras que, en el verano del 2021, nos volveremos a reunir con nuestros amigos, sin trabas ni protecciones especiales, sin distancias de seguridad ni desinfectantes. ¡El Señor nos hará el regalo de celebrar SU DÍA en la acción de gracias por esa “nueva normalidad”!