Santa María Eugenia de Jesús

Conócela

Identidad Contemplativa

Profundiza

Comunidad y Fraternidad

Vívelo

Educación Transformadora

Transforma

Asunción Juntos

Ir

Asunción Joven

Ir

Asuntillos

Ir

AMA.es

Ir

El carisma de la Asunción

Categoría: Así vivimos Creado: Domingo, 21 Febrero 2016 Publicado: Domingo, 21 Febrero 2016

Tomado de: "El camino de santidad en la espiritualidad de la Asunción"

FUENTES
Son muchas las fuentes donde podemos encontrar material para la elaboración de un marco teológico espiritual de la “pastoral juvenil” desde la espiritualidad de la Asunción, pues debemos partir de una primera convicción: Sta. Mª Eugenia concebía la educación como una acción pastoral en la Iglesia para el Mundo, y lo que es más como una pastoral vocacional.
“Dar a conocer a Jesucristo, libertador y rey del mundo; enseñar que todo le pertenece, que presente en nuestras almas por la vida de la gracia, quiere trabajar en cada uno de nosotros, para la gran obra del reino de Dios, que cada uno entre en su proyecto, ya sea para rezar, o para sufrir, o para actuar; que negarse a ello, bajo cualquier pretexto, es apartarse del mayor bien y tomar el camino del egoísmo. Le aseguro, que para mí, esto es el principio y el fin de la enseñanza cristiana.” Sta. Mª Eugenia de Jesús, Orígenes I - 2ª Parte, Cap. XI (TF 103-108).
Aunque este fragmento lo ilustra muy bien son muchos los textos que nos ilustran esta gran convicción en la vida y mensaje de M. Mª Eugenia de Jesús. Pero limitemos las fuentes a los escritos que el Capítulo General de 1988 definió como “Textos fundacionales”, por ser los “escritos en los cuales la Madre María Eugenia formuló, desde los inicios de la fundación, el carisma” .

 

EXPERIENCIAS FUNDANTES DE SANTA Mª EUGENIA
La espiritualidad de la Asunción surge de la experiencia espiritual y de la doctrina de M. Mª Eugenia(1), y por lo tanto, los elementos teóricos y prácticos que nos ofrece para una fundamentación de la pastoral juvenil y vocacional, brotan del proceso que ella misma vivió, y que encontramos formulado en sus escritos. Recorriendo la vida de santa Mª Eugenia podemos descubrir cómo se fue formando su “personalidad carismática”, cuyo núcleo cristalizador fueron esas dos experiencias espirituales fundantes, la acaecida en su primera comunión y en su conversión en Notre Dame (Anexo I), donde Dios se hizo el encontradizo, al mismo tiempo que se volvía horizonte de sentido al que tender, o como diría M. Mª Eugenia, el blanco al que dirigir sus flechas [TF 120]. Esas dos “vivenciaciones” del misterio contenían los jalones que irían orientando su camino personal hacia su realización plena, y que podemos resumir en las tres dimensiones fundamentales de nuestro carisma(2):
- Vida Contemplativa
- Vida Comunitaria
- Vida Apostólica

DIMENSIONES DE LA PASTORAL JUVENIL Y VOCACIONAL: CONTEMPLATIVA, COMUNITARIA Y MISIONERA
VIDA CONTEMPLATIVA

La espiritualidad de la Asunción se asienta en una particular experiencia mística, o “vivenciación” del misterio, de la que parten y al mismo tiempo sustenta, los demás elementos que jalonan el camino de santidad. Experiencia que configura una determinada confesión y anuncio de fe, o lo que es lo mismo, los rasgos particulares del único e infinito misterio divino. Dios es reconocido por M. Mª Eugenia como el único santo y fuente de toda santidad:
- Dios Bondad Infinita, creador de todo lo que existe, ha revelado en Cristo su Verdad. Dios creó al ser humano capaz de entablar una relación con Él, pero el mal uso de la libertad que le concedió como don, rompió esta comunión y replegó al ser humano sobre sí mismo. Dios es el que conduce todo con su divina providencia, su Bondad garantiza la realización plena de su plan de salvación.
- Para redimir al ser humano del egoísmo natural que causó el pecado, el Hijo se ha encarnado, revelando con su vida-muerte-resurrección el camino de retorno hacia Dios, y otorgando a la naturaleza humana el dinamismo interno que posibilita el cumplimiento de su vocación original: la alabanza y el servicio de Dios. El creyente, comprometido en el seguimiento y en la imitación de Jesucristo, puede aprender esta Verdad presente en su Palabra, y dejarse transformar por este misterio actualizado en cada Eucaristía.
- El Espíritu Santo es el que realiza esta “cristificación” de la persona, integrando todas sus capacidades en el Amor, para amar. El mismo Espíritu que actuó la instauración del Reino del Padre por el Hijo, e impulsó su extensión en los comienzos de la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, sigue colaborando para que el Padre, en el Hijo, reine cada vez más en la vida del creyente y en el Mundo.
- En María en el misterio de la Asunción a los cielos el creyente descubre la realización de este proyecto divino, como precursora de la humanidad regenerada.
De estos rasgos que configuran la experiencia mística, surgen unos instrumentos que sugieren al creyente las prácticas con las que puede libremente colaborar con la gracia que le transforma en Cristo, según la propia espiritualidad. Es la respuesta del creyente al don del amor divino derramado en su corazón, pero al mismo tiempo, tarea que quiere colaborar libremente con ese don. Esta tarea considerada desde la vertiente del esfuerzo, es instrumento ascético, pues es lucha contra tendencias naturales del ser humano que le repliegan en el egoísmo y le impiden realizar la santificación en el Amor, para amar:
- El creyente que ha “vivenciado” la Bondad Infinita de Dios, y se ha experimentado como ser enraizado en Él, responde con un amor que llega a la adoración, reconociendo y ejerciendo sus Derechos, comenzando por escuchar con fe y amor, la Verdad que en Cristo le comunica.
- Esta experiencia de la Infinita Bondad de Dios, reconocida en su actuar histórico salvífico, que alimenta la espera en la promesa de la plena realización de su plan salvador, impulsa el desprendimiento gozoso, que es el medio por el cual el creyente abandona progresivamente todo lo que le aparta de Dios y le repliega en sí mismo, todo amor a las cosas de la tierra e incluso a sí mismo; y se compromete en un proceso de simplificación que le lleva a la comunión con Dios.
- La Verdad sobre el ser humano y su vocación, reconocida en la revelación personal del Hijo, como una existencia vivida en alabanza y servicio al Dios del Reino y al Reino de Dios, suscita una respuesta de amor que lleva al seguimiento y a la imitación de sus virtudes, naturales y teologales: caridad, humildad, conformidad y abandono en la voluntad salvífica del Padre, espíritu de trabajo y sacrificio.
- La espiritualidad de la Asunción propone un camino de seguimiento e imitación de Jesús que lleva a la “cristificación” de la inteligencia y la voluntad por medio del estudio y la oración, que ayuda a centrar la atención en Él, y dispone a la acción del Espíritu que obra la transformación, e incluso puede llevar a la unión con Dios.

VIDA APOSTÓLICA
De la experiencia espiritual de la Asunción, y como parte de ella, debemos considerar el “pensamiento de celo” que constituye la filosofía que orienta y la pasión que anima su compromiso apostólico: La regeneración social a partir de los valores del Evangelio.
- Pensamiento de celo que brota de la experiencia personal de redención antes descrita, y que compromete con la misión de seguir extendiendo ese Reino del Padre que el creyente ha sentido dilatarse en el propio corazón, liberándole del egoísmo.
- Toda persona tiene una misión en este Reino, es un derecho y un deber, descubrir la propia vocación, y trabajar por el advenimiento del Reino en su “pequeña esfera”.
- El Reino del Padre instaurado y anunciado por Jesús, y propagado en el Mundo por la acción del Espíritu Santo en su Iglesia, ofrece un proyecto de vida personal y de orden social basado en la Verdad revelada. Esta Verdad, identificada con Cristo, es la base de la educación cristiana y por lo tanto debe configurar los proyectos educativos de las diferentes acciones pastorales de la Asunción.
- Esta transformación en Cristo de la persona y, por medio de él, de la sociedad, que pretende la educación cristiana, nunca puede ser impuesta, sino propuesta a la libre razón y voluntad de la persona.
- La acción educativa sólo pondrá las bases necesarias para que la gracia pueda actuar en los corazones, ayudarlos a encontrar la propia vocación, e impulsarlos a recorrer el propio camino vital.

VIDA COMUNITARIA
Estos elementos, en las personas que los han descubierto y reconocido como propios, constituyen el sentido de pertenencia, de los que se saben miembros de la familia Asunción formada por todos los que los comparten desde diferentes formas de vida. La persona que se siente llamada a vivir su particular vocación a la santidad desde la “forma” que le ofrece la espiritualidad de la Asunción:
- El ideal comunitario de M. Mª Eugenia está expresado en la primera frase de la Regla de san Agustín, que a su vez nos refiere al ideal comunitario que san Lucas nos ha dejado en los Hechos de los Apóstoles (Hch 4,32): “Lo más importante, amar a Dios, y amar al prójimo, porque estos son los primeros mandamientos que nos han sido dados” [RAg Prólogo-TF 553].
- Características de la vida fraterna en sus escritos: “sosegada y alegre”, donde las conversaciones fuesen “edificantes espiritualmente”, las relaciones estuviesen marcadas por una “afable caridad” y “suave y amable cordialidad”, “afectuosa sencillez”, “la unidad de un mismo espíritu y de una misma enseñanza”….
- Reconoce en su corazón los tres amores que se representan en nuestro escudo: Cristo, María y la Iglesia.
- Se descubre miembro de una comunidad y comprometido en-con ella, caracterizada por el Espíritu de Familia.
- Articula su opción fundamental que se concreta en su proyecto de vida, desde los rasgos que acabamos de enumerar, y que trazan el camino de santidad de la Asunción, en la doble divisa: “Laus Deo” y “Adveniat Regnum tuum”; y se compromete en vivirlos.
Estas son las tres dimensiones de la espiritualidad de la Asunción que configuran su “propuesta pastoral”, por la que va surgiendo la persona nueva a imagen de Cristo, capaz de ofrecerse en Él al Padre por el Espíritu, en una vida entregada a la alabanza y al servicio al Dios del Reino y al Reino de Dios.

 

(1). En la vida de una persona se dan una serie de experiencias espirituales que se pueden llamar fundantes, en cuanto son una “vivenciación” original de Dios, que acoge desde la fe como una particular revelación. Desde dicha experiencia, interpreta su vida pasada y futura, estructurando un nuevo proyecto existencial que tendrá esa Verdad descubierta como horizonte último de sentido. Estas experiencias son referente de sentido continuo en la vida de una persona, y estímulo para recorrer el propio camino vital. En el caso de un fundador, se pueden encontrar en dichas experiencias el germen de los elementos de la espiritualidad de la congregación que fundará. G. ROCCA, “Il carisma del fondatore”, Claretianum 34 (1994), 31-105.

(2). La espiritualidad de los diferentes institutos o movimientos ofrecen a los creyentes los medios o instrumentos para realizar su particular vocación cristina. El teólogo Cencini fragmenta lo que llama “personalidad carismática” en cuatro conjunto: 1. El sentido de pertenencia, del que ama la comunidad o institución de la que forma parte y se compromete en-con ella. 2. Una determinada experiencia mística, que revela al creyente los elementos que configuran el carisma, y posibilita su “vivenciación”. 3. Unos instrumentos ascéticos, que le sugieren las prácticas con las que puede libremente colaborar con la gracia que le transforma en Cristo, según la propia espiritualidad. 4. Un compromiso apostólico determinado, que surge de la experiencia espiritual, y que llama a una acción transformadora de la realidad según los valores del Reino. Cf. A. CENCINI, Amarás al Señor tu Dios. Psicología del encuentro con Dios, Sígueme, Salamanca 2003. Nosotros, para adaptarlo al carisma de la Asunción, lo hemos hecho en tres.

Visto: 832

Ahora en Facebook

Nuestro canal

Canal Asunción España


Profesión Religiosa Septiembre 2016
Profesión Religiosa Septiembre 2016
Lema 2016-2017 La alegría de elegir
Lema 2016-2017 La alegría de elegir

Campo de trabajo Dalías 2016
Campo de trabajo Dalías 2016
Campamento Urbano Dalías 2016
Campamento Urbano Dalías 2016

Camino de Santiago Asunción 2016
Camino de Santiago Asunción 2016
Encuentro Asunción Juntos Zona Norte 2016
Encuentro Asunción Juntos Zona Norte 2016

#Descúbrenos

La Asunción en España