En el surco del ayer, la semilla del mañana

Nuestra espiritualidad consiste en "vivir del espíritu de la Iglesia". Apasionadas por el Evangelio y por su época, santa Mª Eugenia de Jesús dió a una nueva congregación apostólica los elementos fundamentales de la experiencia espiritual de las grandes çordenes religiosas y de los santos de todos los tiempos.

Su "única mirada fija en Jesucristo y en la extensión del Reino" determina aún hoy, nuestra forma de vida: una vida contemplativa sustentada por el silencio, el oficio divino, la oración, origen y fuerza de nuestro celo apostólico y misionero.

La Encarnación, misterio que diviniza al ser humano y reconcilia todas las cosas en Cristo, es la base de nuestra espiritualidad persona y de nuestra acción educativa.

Llamadas a hacer la misma experiencia espiritual que hizo santa Mª Eugenia y las generaciones que la siguieron, somo responsables de este don para nosotras mismas y para el mundo.

María, la Madre de Jesús, está presente en nuestro camino de fe. En ella, hija de nuestra raza, descubrimos la capacidad de amor de la mujer. En María todo fue adoración. Se dejó invadir progresivamente por la Vida Trinitaria hasta el momento en que la gloria del Señor estalló en su debilidad en el misterio de la Asunción.

En la Asunción todo procede de Jesucristo, todo pertenece a Jesucristo y todo tiene que ser para Jesucristo. 

Escuela Carmelitana en La Espiritualidad de la Asunción

Created: Saturday, 20 September 2014

Los maestros de vida espiritual narran sus experiencias desde un universo simbólico determinado, condicionado por el ambiente socio-cultural-religioso del que forman parte, y por ello les configura[1]. Madre Mª Eugenia fue muy aficionada a la lectura desde niña[2]; los autores espirituales y profanos, contemporáneos y de la tradición, le aportarán las categorías necesarias para verbalizar su propia “vivenciación” del Misterio, donde fundamenta y desde el que edificará su proyecto de vida cristiano o camino de santidad. La articulación de los elementos de diferentes espirituales, enriquecidos con sus intuiciones propias, y las de las primeras hermanas, diseñarán los rasgos de la espiritualidad de la Asunción. Los autores del Carmelo, en especial santa Teresa, son citados bastantes veces por madre Mª Eugenia. A continuación presentamos de forma resumida algunos de los puntos de la doctrina que le son afines señalando los textos más significativos.   

Madre Mª Eugenia asume del estilo de vida carmelitano la pobreza material en casas, decoración y enceres. Ella misma afirma en la carta al padre Gros, que el estilo de vida de la Asunción, modesto y guiado por un criterio de “pobreza práctica”, es como el de las Carmelitas, y lo quiere así porque lo considera educativo [TF 83-94]. Tanto en las Instructions de Chapitre[3], como en la correspondencia, se puede descubrir el gran valor y utilidad que Madre Mª Eugenia da a los consejos de vida espiritual, que encuentra en las obras de los santos carmelitanos, expresado con los términos tan familiares a su deseo como son S., perfección, etc. concebidos desde una relación amorosa con Dios [C. 3.5.74] y una gran moderación [C. IX.1853].

Santa Teresa de Jesús[4]

Madre Mª Eugenia encuentra en las obras Sta. Teresa (1515-1582) un modelo de vida comunitaria más femenino, del que asume algunos rasgos como la forma de los encuentros comunitarios [C. 16.3.73; 11.11.77; 25.1.85]. Utiliza en más de una ocasión la metáfora teresiana del Castillo interior [C. 24.1.75], y cita textualmente párrafos de sus obras, para ilustrar con la vida y doctrina de la santa de Ávila, hasta dónde puede llegar la criatura transformada por su creador [C. 12.8.83]. Anima a las hermanas a recorrer este camino de desprendimiento [C. 12.1.83] e identificación con Cristo hasta en los detalles [2.3.83]. También utiliza la metáfora del matrimonio espiritual, dedicando un capítulo a la experiencia de Sta. Teresa [C. 25.1.1884]. Insiste mucho en la necesidad de acceder a Dios por la humanidad de Cristo [C. 10.8.84], sobre todo recomienda la meditación de su pasión [C. 15.9.72; 9.3.73; 26.8.84]. De su doctrina asume sobre todo lo referente a la oración: la definición [C. 1853. II], formas y actitudes [C. 10.8.84]. Insiste, con sus mismas palabras, en la necesidad de una oración que se traduzca en resoluciones concretas [C. 7.11.84], que alimente una actitud de verdadera determinación [C. 9.11.73], sobre todo en la práctica del amor como único camino de santidad [C. 9.11.90]; amor a Dios [C. 16.3.73] que se expresa en el amor al prójimo [30.5.1875]. Sta. Teresa es para Madre Mª Eugenia un modelo de seguidora de Jesucristo y de plenitud de vida cristiana, y por ello indica un camino de S. [C. 9.11.90].

San Juan de la Cruz[5]

La doctrina de san Juan de la Cruz (1542-1591) no es menos relevante para Madre Mª Eugenia, dedica varias Instrucciones a explicarlas a las hermanas [C. 23.2.45; 24.12.82]. Sobre todo, desarrolla la enseñanza sanjuanista sobre el crecimiento o proceso espiritual, desde el trabajo para vencer las pasiones [C. 8.12.72; 17.9.86], obra de la gracia y del esfuerzo personal [C. 22.12.72; 12.12.84], por el que se emprende la subida del monte de la perfección [C. 25.8.74]; que pasa por las diferentes noches [C. 7.12.79; 16.5.80; 16.12.81], hasta llegar a la unión con Dios.

Carmelo francés[6]

Tras este breve recorrido, hemos podido percibir la influencia que han tenido las obras de Sta. Teresa de Jesús y de san Juan de la Cruz  en Madre Mª Eugenia, pero también debemos considerar la que han tenido otros personajes del Carmelo francés del siglo XVII, de fuerte espiritualidad berulliana: Madre Mª Eugenia Acarie[7] (1566-1618) y Madeleine de Saint-Joseph (1578-1637), entre otras. Madre Mª Eugenia conoce la vida de María de la Encarnación, que cita alguna vez en sus capítulos comentando la frase que llevó, a Madre Mª Eugenia Acarie, a una radical conversión a Cristo: “Trop avare est celui à qui Dieu ne suffit pas” [C. 13.11.70]; la considera como modelo de vida santa [C. 13.1.82]. En las enseñanzas de Madre Mª Eugenia encontramos rasgos de la espiritualidad de la infancia [C. 28.12.73], que surge de los elementos que aporta la cristología de P. de Bérulle sobre los “estados de Jesús”, que considera la infancia de Cristo como uno de ellos; teología que arraigó en forma de espiritualidad, en el Carmelo francés.

Capítulos donde se nombra a los santos del Carmelo

Teresa de Ávila (1515-1582):

1853 (II, III, IX); 18.3.1860; 8.9.1861; 16.10.1870; Nice 1870; 19.11.1871; 04.04.1872 ; 21.04.1872 ; 15.09.1872 ; 15.12.1872 ; 22.12.1872 ; 09.03.1873 ; 16.03.1873 ; 09.11.1873 ; 03.05.1874 ; 05.07.1874 ; 25.07.1874 ; 24.01.1875 ; 30.05.1875 ; 18.07.1875 ; 22.08.1875 ; 28.11.1875 ; 05.12.1875 ; 20.02.1876 ; 12.03.1876 ; 25.06.1876 ; 16.07.1876 ; 05.11.1876; 25.02.1877 ; 08.07.1877 ; 16.09.1877 ; 04.11.1877 ; 11.11.1877 ; 25.11.1877 ; 14.04.1878 ; 12.05.1878 ; 11.08.1878 ; 25.08.1878 ; 01.06.1879 ; 22.06.1879 ; 24.08.1879 ; 02.11.1879 ; 07.12.1879; 18.01.1880 ; 06.06.1880 ; 04.07.1880 ; 08.08.1880 ; 22.08.1880 ; 19.12.1880 ; 20.02.1881 ; 04.03.1881 ; 11.03.1881 ; 25.03.1881 ; 01.04.1881 ; 03.07.1881 ; 22.07.1881 ; 29.07.1881 ; 07.10.1881 ; 16.12.1881 ; 30.12.1881 ; 31.03.1882 ; 27.10.1882 ; 17.11.1882 ; 24.11.1882; 12.01.1883 ; 02.03.1883 ; 22.06.1883 ; 29.06.1883 ; 29.07.1883 ; 19.08.1883 ; 07.09.1883 ; 12.10.1883 ; 21.12.1883 ; 18.01.1884 ; 25.01.1884 ; 01.02.1884 ; 08.02.1884 ; 30.05.1884 ; 22.06.1884 ; 18.08.1884 ; 10.10.1884 ; 26.10.1884 ; 07.11.1884 ; 25.01.1885 ; 17.07.1885 ; 24.12.1886; 05.04.1887 ; 11.11.1888 ; 01.12.1889 ; 02.02.1890 ; 23.03.1890 ; 15.06.1890 ; 09.11.1890 ; 25.01.1891 ; 31.05.1891 ; 15.11.1891 ; 23.12.1891

Juan de la Cruz (1542-1591) :

08.12.1872 ; 22.12.1872 ; 25.10.1874 ; 25.06.1876 ; 11.02.1877 ; 07.12.1879 ; 16.05.1880 ; 22.08.1880 ; 01.04.1881 ; 16.12.1881 ; 01.09.1882 ; 24.11.1882 ; 24.12.1882 ; 07.09.1884 ; 12.12.1884 ; 17.09.1886 ; 17.10.1886 ; 10.06.1889 ; 13.10.1889

Otros

Marguerite du Saint Sacrement (1619-1648): 1853 (IX) ; Marie-Madeleine de Pazzi (1566-1607) 15.12.1872 ; 04.06.1876 ; 25.06.1876 ; 08.09.1880 ; 14.09.1884 ; Madre Mª Eugenia Acarie: 13.11.1870; 13.01.1882 ; 11.02.1883.

Texto cogido de: El camino de santidad en la espiritualidad de la Congregación de las Religiosas de la Asunción desde el análisis de Textes Fondateurs, 76-77. Todos los textos de santa Mª Eugenia son citados en las ediciones francesas de los mismos.

[1] J. Martín Velasco, El fenómeno místico, 49-64.

[2] En alguno de los textos que conservamos de su diario de juventud Madre Mª Eugeniacita a Rousseau, Montaigne o Le Bruyère. Cf. B. Sesboüé, Quelques réflexions,  4-5.   

[3] “Dans les chapitres, les références à Ste. Thérèse d’Avila sont peut-être les plus nombreuses, après St. François de Sales EA 1, 41.

[4] S. Castro, Ser cristiano según Santa Teresa. Teología y espiritualidad, EdE, Madrid 1981; Santa Teresa, Obras completas, (Revisión textual, introducción y notas, E. Llamas-A. Barrientos (Dir.)), EdE, Madrid 1994.

[5] S. Castro, Hacia Dios con san Juan de la Cruz, EdE, Madrid 1986; San Juan de la Cruz, Obras completas, (Revisión textual, introducción y notas, J.V. Rodríguez, Introducciones y notas doctrinales, F. Ruiz Salvador), EdE, Madrid 1992.

[6] Y. Krumenacker, L'école française de spiritualité. Des mystiques, des fondateurs, des courants et leurs interprètes, Cerf, Paris 1998, 222-227.

[7] B. Sesé, Madame Acarie. Vida y escritos, EdE, Madrid 2006.

Fiesta de san Agustín

Created: Wednesday, 28 August 2013

De ahora en adelante..., sólo a ti te amo... Sólo a ti quiero estar unido... Es a ti a quien busco..., a quien quiero servir...,
porque solamente tú eres mi señor..., y yo quiero pertenecer solamente a ti.
Toda mi conversión consistió en esto: no querer lo que antes quería..., y querer lo que dios quería...
Cada uno es..., lo que es su amor...
Mira a tu interior... No sea que ames lo que no debes..., o no ames lo que debes amar...
¡Ordena tus amores!, no sea que ames más lo que debes amar menos, o menos lo que debes amar más...

Homilías del papa Benedicto XVI en la solemnidad de la Asunción

Created: Wednesday, 14 August 2013

Homilias de Benedicto XVI en la solemnidad de la Asunción

HOMILÍA DEL PAPA BENEDICTO XVI EN EL AÑO 2005 PARA LA SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN

Parroquia Pontificia de Santo Tomás de Villanueva, Castelgandolfo, Lunes 15 de agosto de 2005

Ante todo, os saludo cordialmente a todos. Para mí es una gran alegría celebrar la misa en el día de la Asunción de la Virgen María en esta hermosa iglesia parroquial. Saludo al cardenal Sodano, al obispo de Albano, a todos los sacerdotes, al alcalde y a todos vosotros. Gracias por vuestra presencia. La fiesta de la Asunción es un día de alegría. Dios ha vencido. El amor ha vencido. Ha vencido la vida. Se ha puesto de manifiesto que el amor es más fuerte que la muerte, que Dios tiene la verdadera fuerza, y su fuerza es bondad y amor.

Read more...

Con Él y en Él, gloria al Padre

Created: Tuesday, 15 May 2012

croce El SI definitivo a Dios está hecho de pequeños síes cotidianos; pincha aquí para saber más.

El misterio de la Asunción

Created: Monday, 02 January 2012

Santa Mª Eugenia vincula los misterios marianos a los cristológicos, pues ambos muestran el mismo camino de santidad humana que se desarrolla desde el abajamiento a la exaltación, por ello considera la Asunción como una Resurrección[i].

Read more...

webhostreviewclub

Actividades de Pastoral

Asunción Joven

Asuntillos